Receta irresistible: Salsa blanca sin manteca con maicena

5/5 - 1 voto

Hoy te traigo una receta deliciosa: salsa blanca maicena sin manteca. Si eres de los que busca opciones más saludables y livianas, esta es tu receta. No te preocupes, aunque no lleve manteca, ¡el sabor es igual de delicioso!

Con esta salsa podrás acompañar tus platos favoritos, desde pastas hasta carnes, aportándoles un toque suave y cremoso. ¿Estás listo para aprender a prepararla?

Información previa

  • Número de comensales: 4 personas
  • Dificultad: fácil
  • Tiempo estimado de preparación: 10 minutos

Ingredientes

  • 2 tazas de leche
  • 3 cucharadas de maicena
  • Sal y pimienta al gusto
  • Queso rallado opcional para gratinar

Pasos de preparación

  1. En una cacerola, calienta la leche a fuego medio.
  2. En un recipiente aparte, disuelve la maicena en un poco de leche fría.
  3. Agrega la maicena disuelta a la cacerola y continua revolviendo hasta que la salsa espese.
  4. Sazona con sal y pimienta al gusto.
  5. Sirve la salsa blanca sobre tus platos favoritos y, si lo deseas, espolvorea queso rallado por encima para gratinar en el horno.

Beneficios de la salsa blanca maicena sin manteca

Esta receta de salsa blanca maicena sin manteca presenta varias ventajas. En primer lugar, al eliminar la manteca, reducimos considerablemente la cantidad de grasas saturadas, convirtiéndola en una opción más ligera y saludable.

Además, la maicena nos permite obtener una textura suave y cremosa sin necesidad de utilizar productos lácteos pesados, lo cual es ideal para aquellas personas que son intolerantes a la lactosa o desean limitar su consumo de lácteos.

Recomendaciones y consejos

Para asegurarte de que la salsa quede sin grumos, es importante disolver bien la maicena en leche fría antes de agregarla a la cacerola con leche caliente. Esto evitará que se formen grumos indeseados.

Si deseas una salsa más espesa, puedes aumentar la cantidad de maicena. Recuerda que, al enfriarse, la salsa tenderá a espesar un poco más, así que tenlo en cuenta al ajustar la consistencia.

Curiosidades sobre la receta

La salsa blanca, también conocida como bechamel, es una preparación clásica de la cocina francesa que se utiliza en muchas recetas tradicionales. Sin embargo, esta versión con maicena sin manteca es una opción moderna y saludable que se adapta a las necesidades de aquellos que desean cuidar su alimentación sin renunciar al sabor.

Además de su versatilidad en la cocina, la salsa blanca maicena sin manteca se destaca por su capacidad de adaptarse a diferentes ingredientes y suavizar sabores más fuertes. ¡Así que no dudes en probarla en tus platos favoritos!

Relacionado:   Receta de salsa blanca sin manteca: increíblemente fácil y deliciosa

Deja un comentario