Salsa blanca irresistiblemente cremosa: ¡Prepara esta receta con crema de leche!

5/5 - 1 voto

¡Hola a todos los amantes de la buena comida! Hoy les traigo una deliciosa receta de salsa blanca con crema de leche. Esta receta es ideal para acompañar diferentes platos, como pastas, carnes o vegetales. Su textura suave y su sabor cremoso harán que tus comidas se conviertan en verdaderos placeres para el paladar.

Si eres de esos que siempre están buscando nuevas formas de darle un toque especial a tus platos, ¡esta receta es para ti! Prepárate para sorprender a tus comensales con esta exquisita salsa blanca casera.

Información previa

  • Número de comensales: 4
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo estimado de preparación: 15 minutos

Ingredientes

  • 2 cucharadas de mantequilla
  • 2 cucharadas de harina
  • 2 tazas de leche
  • 1 taza de crema de leche
  • Sal y pimienta al gusto
  • Una pizca de nuez moscada

Pasos para la preparación

  1. En una cacerola, derrite la mantequilla a fuego medio.
  2. Agrega la harina y revuelve constantemente durante un minuto para que se cocine un poco.
  3. Gradualmente, agrega la leche mientras continúas revolviendo para evitar la formación de grumos.
  4. Una vez que la salsa comience a espesar, incorpora la crema de leche y continua cocinando hasta obtener una consistencia cremosa.
  5. Sazona con sal, pimienta y nuez moscada al gusto. ¡Y listo! Tu salsa blanca con crema de leche está lista para ser disfrutada.

Beneficios

Además de su delicioso sabor, la salsa blanca con crema de leche ofrece varios beneficios. La crema de leche le aporta una textura suave y cremosa, mientras que la harina ayuda a espesarla. Esta salsa es ideal para realzar el sabor de tus platos favoritos y añadirles una dosis extra de indulgencia.

Recomendaciones y consejos

Si quieres darle un toque extra de sabor a tu salsa blanca, puedes añadirle otros ingredientes como queso rallado, cebolla picada o ajo. También puedes variar la consistencia de la salsa ajustando la cantidad de harina y leche según tus preferencias.

Asegúrate de revolver constantemente mientras cocinas la salsa para evitar que se formen grumos. Y si la salsa queda demasiado espesa, simplemente puedes agregar un poco más de leche hasta obtener la consistencia deseada.

Curiosidades

¿Sabías que la salsa blanca es conocida internacionalmente como “bechamel”? Esta salsa lleva el nombre de Louis de Béchameil, un conde francés que vivió en el siglo XVII y fue un gran amante de la buena mesa. Desde entonces, la bechamel se ha convertido en una de las salsas más versátiles y utilizadas en la cocina.

Quizás también te interese:  Deliciosos ñoquis con salsa blanca y roja: una receta irresistible

En Argentina, la salsa blanca es un clásico y se utiliza en una gran variedad de platos, como las tradicionales pastas gratinadas, las milanesas a la napolitana y las papas al gratén. Sin duda, es un verdadero manjar que nunca pasa de moda.

Relacionado:   Salsa blanca cremosa: Deliciosa receta con crema de leche y leche

Deja un comentario