Delicioso flan de maizena sin horno: la receta más fácil y sin complicaciones

5/5 - 1 voto

¡Hola, amantes de los postres deliciosos y fáciles de hacer! Hoy les traigo una receta irresistible que seguramente se convertirá en uno de sus favoritos: el flan de maizena sin horno. Sí, has escuchado bien, ¡sin horno! ¿No es genial? En tan solo unos pasos sencillos, podrás disfrutar de un postre cremoso y suave que hará que tus papilas gustativas bailen de placer. Prepárate para sorprender a tus seres queridos con este delicioso manjar.

Información previa

  • Número de comensales: 4
  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo estimado de preparación: 30 minutos (más tiempo de enfriado)

Ingredientes

  • 1 litro de leche
  • 4 cucharadas soperas de maizena
  • 4 cucharadas soperas de azúcar
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • Caramelo líquido (opcional)

Pasos de preparación

  1. En una cacerola, mezcla la maizena y el azúcar.
  2. Agrega la leche de a poco, mientras revuelves constantemente para evitar grumos.
  3. Lleva la cacerola a fuego medio y sigue revolviendo hasta que la mezcla espese y adquiera una textura similar a la de un flan.
  4. Retira del fuego y agrega la esencia de vainilla. Mezcla bien.
  5. Si deseas, vierte caramelo líquido en el fondo de los moldes individuales antes de verter la mezcla de flan.
  6. Reparte la mezcla en moldes individuales y deja enfriar a temperatura ambiente.
  7. Luego, refrigera por al menos 2 horas para que el flan adquiera una consistencia más firme.
  8. Desmolda el flan antes de servir y ¡disfruta!

Beneficios del flan de maizena sin horno

Este flan de maizena sin horno es una opción perfecta para aquellos que no tienen acceso a un horno o simplemente no quieren encenderlo. Además, al utilizar maizena en lugar de huevos, es una alternativa ideal para quienes tienen alergias o intolerancias alimentarias. Y lo mejor de todo es que su sabor y textura son igualmente deliciosos, como si lo hubieras horneado tradicionalmente.

Recomendaciones y consejos

Para obtener un flan suave y sin grumos, es importante disolver bien la maizena y el azúcar en frío antes de llevarlo al fuego. Asegúrate de remover constantemente durante todo el proceso de cocción para evitar que se formen grumos. Y si quieres darle un toque aún más especial, puedes adornar tu flan con frutas frescas, chocolate rallado o un poco de crema batida. ¡Sé creativo y disfruta!

Curiosidades sobre el flan de maizena sin horno

Sabías que el flan es uno de los postres más antiguos de la historia? ¡No te lo vas a creer! Se cree que su origen se remonta a la época romana, donde ya se preparaba una versión similar a la actual. Sin embargo, el uso de la maizena en lugar de los huevos es una variación que surge en tiempos más modernos. ¿No es fascinante cómo evolucionan las recetas a lo largo del tiempo?

Relacionado:   Delicioso flan de vainilla casero sin horno: ¡una receta fácil!

Deja un comentario