Budín de Pan al estilo Osvaldo Gross: ¡Una receta irresistible!

5/5 - 1 voto

¡Hola a todos, amantes de la cocina! Hoy les traigo una deliciosa receta que seguramente les va a encantar: el famoso budín de pan de Osvaldo Gross. Si aún no lo has probado, prepárate para una explosión de sabores y texturas. Este postre clásico es perfecto para aprovechar el pan que nos ha quedado duro y convertirlo en una delicia dulce que deleitará a toda la familia.

El budín de pan de Osvaldo Gross es fácil de hacer y no requiere de ingredientes complicados. Con tan solo seguir unos simples pasos, podrás disfrutar de un postre exquisito y reconfortante. ¡Así que ponte el delantal y vamos a cocinar juntos!

Información previa

  • Número de comensales: 6 personas.
  • Dificultad: Fácil.
  • Tiempo estimado de preparación: 50 minutos.

Ingredientes

  • 500 gramos de pan del día anterior.
  • 1 litro de leche.
  • 200 gramos de azúcar.
  • 4 huevos.
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla.
  • Ralladura de 1 limón.
  • Pasas de uva al gusto.
  • Frutas secas picadas (opcional).

Pasos para la preparación

  1. En un recipiente, remoja el pan en la leche durante aproximadamente 15 minutos. Asegúrate de que el pan esté bien empapado.
  2. En otro recipiente aparte, mezcla los huevos con el azúcar, la esencia de vainilla y la ralladura de limón. Bate bien hasta obtener una mezcla homogénea.
  3. Exprime el exceso de leche del pan y desmenúzalo con las manos. Agrega el pan desmenuzado a la mezcla de huevos y azúcar. Mezcla todo muy bien.
  4. Agrega las pasas de uva y las frutas secas picadas a la mezcla. Puedes usar nueces, almendras, ciruelas secas, entre otras opciones.
  5. Vierte la mezcla en un molde para budín previamente caramelizado.
  6. Lleva el molde al horno precalentado a 180°C y hornea durante aproximadamente 40 minutos o hasta que el budín esté dorado y firme al tacto.
  7. Una vez horneado, retira el budín del horno y déjalo enfriar antes de desmoldar. Puedes servirlo tibio o frío, ¡ambas opciones son igual de deliciosas!

Los beneficios del budín de pan de Osvaldo Gross

Además de ser una delicia irresistiblemente dulce, el budín de pan de Osvaldo Gross ofrece algunos beneficios más allá de su sabor exquisito. Este postre es excelente para aprovechar el pan que ha quedado duro y evitar desperdicios. También es una excelente opción para consentir a la familia en cualquier momento del día, desde el desayuno hasta la merienda. Sin duda, una forma perfecta de endulzar el paladar y disfrutar de un momento de indulgencia.

Recomendaciones y consejos

Para lograr un budín de pan perfecto, te recomiendo utilizar pan del día anterior, ya que estará más firme y absorberá mejor la leche. Además, puedes añadir tu toque personal al budín agregando frutas secas o ralladura de naranja en lugar de limón. Recuerda que la clave está en mezclar bien todos los ingredientes y lograr una textura suave y sin grumos. ¡No tengas miedo de experimentar y divertirte en la cocina!

Relacionado:   Budín de Pan al Horno Eléctrico: Una Delicia Casera en 3 Pasos

Curiosidades sobre el budín de pan de Osvaldo Gross

¿Sabías que el budín de pan es un postre tradicional en muchas culturas alrededor del mundo? Cada región tiene su propia versión, pero todas coinciden en aprovechar el pan duro para crear una delicia dulce. En Argentina, el budín de pan es uno de los postres más populares en las reuniones familiares y en las panaderías. Además, si te sobra budín, puedes disfrutarlo en el desayuno con un poco de mermelada o con una taza de café caliente. ¡Una verdadera tentación para comenzar el día!

¡Espero que hayan disfrutado de esta irresistible receta de budín de pan de Osvaldo Gross! Ahora es tu turno de poner manos a la obra y sorprender a todos con tus habilidades culinarias. ¡No olvides compartir tus resultados y disfrutar cada bocado de este postre casero lleno de amor y sabor!

4 comentarios en «Budín de Pan al estilo Osvaldo Gross: ¡Una receta irresistible!»

    • ¿En serio? No puedo creer que digas eso. Hay muchos otros inventos mucho más impresionantes y revolucionarios que el budín de pan. ¡Pero cada quien con sus gustos!

      Responder

Deja un comentario